fbpx

Jornada en Defensa del Territorio y la Madre Tierra “SAMIR SOMOS TODAS y TODOS”.

* En Veracruz la amenaza y la destrucción toman forma de presas
hidroeléctricas y mina a cielo abierto, manifestaron

 

Por Antonio Sánchez

Xalapa, Ver. &- Integrantes de grupos colectivos realizaran la
Jornada en Defensa del Territorio y la Madre Tierra “SAMIR
SOMOS TODAS y TODOS”.

En conferencia de prensa, dieron a conocer que, “la batalla tiene
nombres particulares: el más grande proyecto de explotación,
destrucción y despojo para hacer más ricos a los ricos y esclavos a
los más pobres, en nuestra geografía nacional México, como lo es
el Corredor Industrial Transístmico que necesita como punta de
lanza la ejecución del Proyecto Integral Morelos que amenaza la
vida en una amplia región de los estados de Morelos, Puebla y
Tlaxcala”.

Manifestaron que, era de esperar que los herederos de nuestro
general Emiliano Zapata Salazar, despertaran su digna rabia en
contra de la destrucción de su territorio y tomaran el lugar del
rebelde oponente que ahora con el nombre de "Frente de Pueblos
en Defensa de la Tierra, Agua y el Aire de Morelos, Puebla y
Tlaxcala", hoy que se cumple un año del cobarde asesinato de
quién tomara el lugar de guía y ejemplo a seguir por su tenaz e
incansable vocación de luchador social y defensor de la Madre
Tierra, Samir Flores Soberanes, a quien no se le ha hecho justicia y
por quien no pararemos de exigirla al unísono de un rotundo NO al
Proyecto Integral Morelos.

Señalaron que, en Veracruz la amenaza y la destrucción toman
forma de: presas hidroeléctricas en muchas cuencas del estado
como las de los ríos La Antigua y Bobos; de la mina a cielo abierto
en Actopan, la única en el mundo a escasos metros de la Planta
Nuclear de Laguna Verde; de pozos de extracción de hidrocarburos
con la devastadora técnica del Fracking en el norte del estado; de

privatización del agua en el puerto de Veracruz y los municipios
conurbados y mucho más.
Apuntaron que, a pesar de que en Veracruz el capital no descansa
en ofrecer promesas de trabajo con la complicidad del gobierno,
también hay numerosos pueblos dispuestos a defender el territorio y
la vida para cambiar esta situación y gritar un ¡¡Ya Basta!!. Nuestros
corazones y nuestros cuerpos no se rinden y aquí estamos para
construir desde abajo muchos mundos posibles donde quepamos
todos y todas, finalizaron diciendo.

A %d blogueros les gusta esto: