fbpx class="post-template-default single single-post postid-14078 single-format-standard wp-custom-logo wp-embed-responsive no-sidebar better-responsive-menu">

Línea Caliente

Cuentas y cuentos de Sefiplan

Por Edgar Hernández*

¡Endeudados hasta el 2040!.. ¿Dónde está el dinero?

La aureola del titular de finanzas y planeación del gobierno de Cuitláhuac García, el maestro José Luis Lima Franco, se vino abajo al revelarse que Veracruz es el primero en deuda pública al contratar nueve créditos simples en enero de este año por 17 mil 500 millones de pesos, a los que se suman 24 mil millones de pesos contratados en 2019.

Todo a pagar hasta el 2040.

Bastaron menos de 17 meses para que la administración morenista se acabara Veracruz al endeudarlo con 41 mil millones 522 mil pesos.

¿Y a todo ello dónde está toda esa plata?

En los hechos se ignora, pero de que la deuda existe, existe.

Está inscrita en el Registro Público Único de Financiamiento y Obligaciones de Entidades Federativas y Municipios Vigente a cargo de la Secretaría de Hacienda en donde por cierto se subrayan las obligaciones y compromisos de un gobierno fallido que tiene como responsable de las finanzas a un verdadero fiasco, Lima Franco.

Y, como dicen por aquí, “para que te calientes”, los veracruzanos debemos pagar en promedio, por día y la de a Wilson, 2 millones 328 mil 740 pesos para saldar los préstamos las siguiente dos décadas.

Esos son los primeros resultados de un gobierno que en tan breve tiempo hizo que nos colocáramos en los primeros lugares, pero de todo lo malo.

Primero en dengue, primero en feminicidios, primero en deudas, primero en no acatar el mandato presidencial de “Revocación del mandato” ante un gobierno fallido, primero en nula atención a la pandemia, el primero de la 4T que acude a las “empresas fantasma”, primero en corruptelas y nepotismo y primero en contratar deudas de tal magnitud cuando de manera contrastante la política del propio López Obrador es no endeudarse.

Tal vez cuente además ser el primero de abajo para arriba al ser colocado el mandatario veracruzano como el peor gobernador de los 32 de la república a lo largo de 17 meses, de acuerdo a las encuestadoras “Arias” y “Motoksky”.

¿Qué está pasando en Veracruz?

Pues simple y llanamente que no saben gobernar.

Prima la ingobernabilidad producto de la impericia y torpeza políticas. No se entiende la presencia de siete Cárteles del crimen organizado… ¡siete! sin la colusión del gobierno.

Ni que el empleo haya caído en un 37 por ciento o que el avance de la obra pública esté detenido por los malos manejos del “Cartel de la SIOP” que en tres meses y a la carrera, de enero a marzo, justificó 900 millones de pesos para no devolverlos por subejercicio obligando a los supervisores a firmar por obra pública no hecha, ni entregada.

La pandemia ha sido el mejor distractor para ocultar qué sucedió finalmente con los 4 mil 200 millones que el gobierno de Veracruz regresó a la federación por subejercicio, al igual que los 140 millones que a marzo de este año no pudo justificar el DIF a pesar de entregar sin concurso y de última hora concesiones y prebendas a prestadores de servicios, de insumos alimenticios y de avituallamiento.

Se ignora asimismo qué pasó con el presupuesto de salud en materia de medicamentos luego de descubrirse contratos, literalmente delincuenciales, con Carlos Lomelí, el Superdelegado de Morena en Guadalajara, Jalisco que se embolsó 36 millones de pesos por órdenes de Cuitláhuac.

El de Veracruz es, sin duda, un escenario difícil, complicado, que nunca hubiéramos querido relatar, pero que es un hecho por más que el gobernador acuse y eche la culpa a Fidel Herrera, Javier Duarte o Miguel Angel Yunes, lleva ya año y medio con esa cantaleta.

Acaso por el ello el encrespamiento ciudadano al que se suma el rechazo por la complicidad de los diputados que de manera por demás vergonzosa y otra vez, a contrapelo de AMLO, atajan la revocación del mandato.

Y esa aberración de pretender imponer a gente descalificada o ligada a los carteles criminales como es el caso de la aspirante por nueve años a Fiscal General, Verónica Hernández.

Todo ello en menos de 17 meses.

No cabe duda que Veracruz también tiene su monstruo de mil cabezas, es el gobierno del atarantado Cuitláhuac García.

Tiempo al tiempo.

*Premio Nacional de Periodismo

A %d blogueros les gusta esto: