fbpx class="post-template-default single single-post postid-14245 single-format-standard wp-custom-logo wp-embed-responsive no-sidebar better-responsive-menu">

¿Adoctrinamiento desde la mañanera?, mejor seamos felices.

Melquíades Sosa


Cuando el presidente se refiere a los tecnócratas, se pasa a traer a todos ¿eehh? Incluida la Sheinbaum, y los súper expertos que integran los comités respecto al Covid-19, es decir, su gente.

Pero más allá de esas amenidades, sólo para el chascarrillo, vale la pena hacer una reflexión respecto a la doctrina cuatroteista.

Un primer ejercicio de hoy debe ser el manejo que le está dando el gobierno a las energías limpias. Mientras el presidente cree, o por lo menos eso dice, que existe una intención de afectar a PEMEX y a la CFE, la realidad es que son empresas poco competitivas, a las que se les dejó de invertir lo correspondiente desde hace años. Que circusntancialmente hoy se encuentra él el escenario rumbo a las energías limpias, no quiere decir que necesariamente les prepararon la cama a las empresas estatales mexicanas, más bien es una evolución irrenunciable de cambiar la forma en la cual generamos la energía en el país y en el mundo, es un asunto de sobrevivencia humana, no de proyectos políticos, ni caprichos sexenales.

En lo que más nos afecta a los mexicanos este tipo de decisiones es el perder credibilidad en la escena mundial, aunque ya sabemos que al presidente eso del mundo le vale un comino.

Si un complot, como el los llama, existe en contra de los mexicanos, es las cuestiones de competencia que desde siempre han sustentado el TLCAN, hoy T-MEC, o ¿acaso no sabe el presidente que ese acuerdo no es necesariamente beneficioso para el país?, un acuerdo más neoliberal no puede haber, sin embargo lo aplaude, como si fuera un logro de su gobierno de izquierda, nada más incongruente.

Aunque probablemente se le venga a la mente China, el gigante asiático que gobierna con un partido hegemónico y omnipotente, con una economía globalizada, excelente, sólo que aquellos son comunistas que aprovechan el libre mercado para fortalecer su economía, que traen varios quinquenios construyendo su nación de esa manera, pero que no son una democracia, ni de lejos, así que si eso pensó, le sugiero que reflexione.

El índice del INEGI respecto a la corrupción hubieran querido maquillarlo, ya que en lugar de bajar, subió. Ahora vamos a utilizar el índice de felicidad que quiere el preciso, claro, como aquí somos pachangueros ya tenemos el segundo lugar mundial, ahora nos le vamos a colgar a ese resultado, el mejor que tenemos en cualquier terreno que nos midan a nivel global, nosotros vivimos felices, a pesar de los nefastos gobiernos.

Y por último los fideicomisos que a la fuerza la diputada Dolores Padierna, desde el Congreso de la Unión, quiere ponerle a disposición al presidente. No importa hoy por ejemplo el Fonden, ya veremos que sucederá cuando vengan los desastres por los huracanes y ciclones que afectan nuestro territorio. Al Fidecine ya lo libraron, la influencia de sus iconos se impuso, hasta el Cochiloco esta arrepentido de haber votado por la cuatrote, bien por ellos, pero a los fideicomisos restantes, ¿quién los defenderá? En este momento la sociedad está más indefensa que nunca, lo entienden perfectamente en Palacio Nacional, ¿no que estaban del lado del pueblo?

Las cifras estimadas por el científico López-Gatell poco a poco están siendo rebasadas, en cantidad y fechas, incluso comienza a aceptar que no son las cifras reales, que terminaremos el ejercicio con más muertes que las contabilizadas, mientras la Sheinbaum intenta decir que los semáforos dirán cuando comenzará la gente a sus actividades normales en un territorio que junto con el área metropolitana tiene 22 millones de habitantes, por lo menos pónganse de acuerdo. Ya me imagino un parque, el gobierno de la CdMx queriendo que funcione al 30 por ciento de su capacidad, no la chiflen.

Pues como dijimos en ejercicios anteriores, el contagio en Ayahualulco, municipio vecino de Perote, encontró a varios en las localidades de Los Altos y Tlalconteno, ¿qué estará haciendo el presidente municipal Fileberto Morales Rosas al respecto? Si de entrada a esas localidades no las visita por problemas ejidales, otro que también está pensando en dejar de herencia la presidencia a su otro hermano, ¿Abundio? No, ese ya fue presidente municipal ahora quiere ser diputado, tremendos los priistas.

La realidad es que no hay para cuando, cuídese mucho.

A %d blogueros les gusta esto: